And The Ex…

Imagen

Por temas relacionados con el proyecto que tengo entre manos contacté con un arquitecto que fue mi tutor en unas prácticas profesionales hace algún tiempo. Estuvimos hablando brevemente sobre trabajo, me comentó que está organizando una exposición colaborativa y me invitó a participar como parte de la organización. La verdad es que al principio la idea me dejó un poco fría y me resultó lejana, pero conforme van pasando los días y lo voy interiorizando, más me enamoro del evento.

Tal y como él me lo explicó se trata de una oda al fracaso, de sacar a la luz todo aquello que aún hoy día nos produce quemazón en nuestra vida y eliminarlo de una vez por todas. Para ello queremos reunir 1000 historias de fracasos y exponerlos al público. El formato es muy sencillo: tratará de una fotografía y un objeto que simbolicen el fallo en cuestión. Debe caber en una caja de zapatos normal y es anónimo, es decir, que si quieres aparecer en la fotografía perfecto, pero no es obligatorio. Al finalizar la exposición todos los fracasos se quemarán en una hoguera.

Y hasta aquí puedo leer…

Como os decía mi primera impresión fue de que no tengo fracasos para quemar; coas que me sorprendió bastante, la verdad sea dicha, porque hasta ese momento siempre he tenido una imagen de mí misma como persona pesimista y negativa, sin embargo el hecho de tener que pararme a pensar en ello me ha descubierto que eso es mentira; lo que pasa es que soy una quejica, y me paso el día protestado, pero no que sea tan negativa como creía. En realidad me acuerdo más de mis éxitos que de mis fracasos, e incluso a estos últimos les veo el lado bueno y no resultan tan negativos… Pero rascando, rascando al final he encontrado alguno que otro. Os los iré enseñando cuando los monte, así descubriréis un poquito más de mi. Por supuesto os dejaré fotos del evento y del “making off” si me dejan.

Echando un vistazo entre el material que se ha recogido ya es imposible no asombrarse. Algunas aportaciones son claramente obvias (una foto fumando y un paquete de tabaco, por ejemplo), pero otras te permiten dar rienda suelta a la imaginación y preguntarte qué hay detrás de esa historia.

Imagen

Ejemplo de historia recogida

Simplemente como ejercicio para el alma creo que merece la pena ¿qué meterías en una caja y eliminarías para siempre quemándolo? Y luego está, por supuesto la simbología del fuego, que nos acompaña desde hace siglos como signo de renovación.

La convocatoria está abierta para todo aquel que quiera participar, y se puede hacer con más de un fracaso. Os dejo el enlace al blog oficial para que echéis un vistazo. Podéis contactar a través de los medios que ahí aparecen o conmigo mediante un comentario o un tweet.

http://andtheex.wordpress.com/

¿Te acuerdas cuando dijiste “este año, cuando terminemos, es que quemo los apuntes”? ¡Pues aprovecha y deja que los metamos en una caja de zapatos!

Foto principal: www.teologiaparaelcamino.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s